Mini invernadero casero: cómo hacerlo tú mismo

Un mini invernadero es ideal para crear y mantener el microclima perfecto para germinar semillas. Estos pequeños jardines de efecto invernadero también pueden utilizarse para cultivar plantas de interior, forzar la aparición de bulbos, propagar suculentas o cultivar ensaladas o hierbas aromáticas, entre otras cosas, en cualquier momento del año. En este artículo te contamos cómo puedes hacer tu propio mini invernadero casero.

mini invernadero casero

Ideas para crear tu mini invernadero casero

Los mini invernaderos se pueden comprar; los hay de muchos tipos y tamaños. Pero, también puedes optar por hacer el tuyo tú mismo. Hacer tu propio mini invernadero casero siempre será una opción igualmente eficaz y más económica y, además, es una práctica sostenible.

Recurre a la reutilización para hacer tu invernadero

Si quieres hacer un mini invernadero sin invertir dinero, prueba a reutilizar. En el día a día se utilizan muchos productos que se pueden aprovechar para hacer un mini invernadero casero, como verás a continuación.

Por ejemplo, se puede crear un mini invernadero a partir de contenedores de huevos de cartón. Sólo tienes que rellenar cada hueco de este con tierra o una mezcla sin suelo, plantar las semillas, humedecerlas y cubrirlas con papel de plástico.

Otras opciones son la de utilizar vasos de yogur, recipientes transparentes para ensaladas, o simplemente cualquier recipiente de plástico transparente para alimentos que se pueda cubrir. La forma de utilizar estos materiales como mini invernadero es la misma que con los contenedores de huevos de cartón.

Te podría interesar:  Plantas de té: cultiva tu propio té

Crea tu invernadero como manualidad

Otra posibilidad es la de hacer tu mini invernadero utilizando varios materiales, como si de una manualidad se tratara. De hecho, al final, en este caso, es de lo que se trata.

Por ejemplo, las láminas o bolsas de plástico transparente también pueden convertirse fácilmente en versiones sencillas de mini invernaderos. Utiliza brochetas o ramitas como soportes de manera que formen una estructura estable, cúbrelos con plástico y luego mételo por la parte inferior de la estructura para mantener el calor y la humedad.

Como ves, crear un mini invernadero casero es muy fácil, y la inversión para hacerlo es mínima. Si no te han convencido las ideas que te hemos propuesto, siempre puedes comprar un mini invernadero ya hecho. Descubre los mini invernaderos mejor valorados y elige el que más se adapta a lo que necesitas.

Si quieres aprender más acerca de la horticultura doméstica y empezar tu propio huerto en casa, compra el curso de huertos orgánicos y empieza ya a cultivar tus propios productos.

Deja un comentario