La guinda: todo lo que debes saber sobre esta fruta

La guinda es la fruta que produce el árbol del guindo. Ésta es muy parecida a la cereza; tanto, que es muy común confundir ambas frutas. Aun así, su morfología, cultivo y sabor son diferentes. En este artículo te contamos todo lo que debes saber sobre la guinda.

¿Qué es la guinda?

La guinda (Prunus Cerasus) es el fruto del guindo, conocido también con los nombres de cerezo de Morello y cerezo ácido. Es pequeña y blanda, de un color rojizo y de sabor más bien ácido. Es originaria de Europa Oriental y del Cáucaso, pero con el paso del tiempo llegó al sur y al oeste de Europa.

Al igual que la cereza, la guinda es una fruta de verano, que se puede consumir confitada o en almíbar.

Esta fruta tiene propiedades antioxidantes, astringentes, diuréticas y expectorantes, y ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares.

guinda

Diferencias entre las guindas y las cerezas

La guinda y la cereza se diferencian en varios aspectos.

Ambas pertenecen a la familia de las Rosáceas, pero no son de la misma especie: la guinda forma parte de la especie Prunus Cerasus, mientras que la cereza forma parte de la especie Prunus Avium.

El tamaño entre ambas frutas es ligeramente distinto: las guindas son más pequeñas que las cerezas, pudiendo medir entre 13 y 20 milímetros, mientras que las cerezas miden, normalmente, entre 22 y 30 milímetros.

El sabor de las guindas es ácido y algo amargo, a diferencia del de las cerezas, que normalmente suele ser dulce, ácido o semiácido, en función del estado de maduración en el que se encuentre. Debido al hecho de que las guindas son siempre ácidas, lo más común es que se consuman confitadas o en almíbar.

Te podría interesar:  7 flores de sombra para tener en casa

Por lo que hace al color, el de las guindas oscila entre el rojo intenso, el morado y el amarillo. Las cerezas, en cambio, son siempre rojas, aunque la tonalidad de este color varía según el estado de maduración.

Usos de la guinda en cocina

Las guindas son una fruta muy utilizada en la cocina, sobre todo en la elaboración de postres. Se utilizan confitadas como elemento decorativo para tartas, mousses, bizcochos y cupcakes, entre otros. No obstante, también se puede usar como ingrediente para elaborar asados.

También se usa como ingrediente para hacer ciertas bebidas, como algunos cócteles, vermuts, mostos e incluso aguardientes.

Aunque, como hemos comentado, cuando se usa en cocina suele ser confitada, también se puede utilizar fresca, seca o escarchada. En función del plato o postre que se quiera preparar, será más conveniente utilizarla en un estado o en otro.

Deja un comentario