Ficus Ginseng: cuidados del falso bonsái

El Ficus Ginseng, también conocido, entre otros, con el nombre de Ficus Microcarpa y falso bonsái, es una llamativa planta muy similar al bonsái que requiere de unos cuidados muy específicos. En este artículo te contamos qué es el Ficus Ginseng y cuáles son los cuidados que necesita.

ficus ginseng cuidados

¿Qué es el Ficus Ginseng, Ficus Microcarpa o falso bonsái?

El Ficus Ginseng es una planta originaria de las zonas tropicales de Asia que forma parte de la familia de la higuera. Es muy parecida a los bonsáis, aunque realmente no lo es (de hecho, es muy común confundir ambas plantas). Estéticamente es muy parecida a éstos, pero se diferencia por la envergadura que tiene, que es notablemente mayor que la de los bonsáis.

Se trata de una planta de hojas verdes perennes, redondeadas y de tamaño más bien pequeño. Un aspecto que destaca mucho del Ficus Ginseng es que tiene raíces aéreas, es decir, raíces que se encuentran en la superficie del sustrato, en lugar de debajo.

Cuidados del Ficus Ginseng

El Ficus Ginseng necesita unos cuidados muy específicos para crecer de forma sana y adecuada. A continuación te contamos cuáles son estos cuidados para que mantengas el tuyo en las mejores condiciones posibles.

Riego

Esta planta es muy exigente en cuanto al riego, sobre todo durante los meses de primavera y verano, cuando las temperaturas suben.

Es muy importante proporcionarle riegos moderados, manteniendo el sustrato siempre húmedo pero procurando que no se encharque. Éstos deben hacerse principalmente en sus hojas, idealmente con un pulverizador o atomizador, y evitando mojar demasiado las raíces ya que podrían pudrirse afectando gravemente al crecimiento del Ficus.

Te podría interesar:  Tomate perita amarillo: características y cultivo en maceta

Luz

El falso bonsái necesita estar en un entorno con buena luminosidad. Eso sí, no es conveniente que reciba luz solar directa, al menos durante periodos de tiempo largos, ya que podría quemarse. Lo ideal es situarlo en una zona donde reciba luz solar indirecta durante el máximo de horas posible.

Temperatura

Esta planta se adapta muy bien a la temperatura normal de un hogar. Por lo tanto, mientras ésta sea de entre 18ºC y 23ºC aproximadamente, se encontrará cómoda. Puede soportar temperaturas frías, menores de 10ºC, aunque si su exposición a éstas es demasiado prolongada, puede sufrir bastante e incluso llegar a morir.

Sustrato

El sustrato que se utilice para el Ficus Ginseng debe retener la humedad. La mejor opción es utilizar un sustrato para plantas verdes.

Abono

Por lo que hace al abono, el Ficus Ginseng requiere de un abonado mensual durante los meses de primavera y verano. Durante el los meses más fríos, este proceso deberá hacerse dos veces al mes.

Lo más recomendable es utilizar un abono para plantas verdes. Éste puede ser en formato líquido o granulado.

Poda

En cuanto a la poda, lo mejor es realizarla a finales de primavera o durante el verano. Es de suma importancia hacer con mucho cuidado de no cortar sus raíces, ya que la planta podría no sobrevivir.

Otros cuidados del Ficus Ginseng

Hay otros aspectos a tener en cuenta para mantener nuestro falso bonsái sano:

  • Colócalo en el interior de tu hogar. El Ficus Ginseng es un bonsái de interior, por lo que, obviamente, lo ideal es tenerlo dentro de casa.
  • Mantén su suelo siempre húmedo. Mantener la tierra del falso bonsái siempre húmeda le ayudará a desarrollar las tan impresionantes raíces aéreas.
  • Tapa todas las heridas que pueda sufrir. Para evitar que las plagas ataquen tu planta, cubre siempre las heridas que pueda tener con pasta cicatrizante. Esto no siempre será necesario, pues esta planta suelta un cicatrizante natural que será suficiente si la herida no es muy grande. Otra opción, aunque bastante más complicada, es cubrir las heridas haciendo injertos con trozos de la raíz. Además de ser una tarea más laboriosa, se corre el riesgo de que no salga bien.
  • Trasplanta tu falso bonsái anualmente. Aunque no es imprescindible hacerlo, tu falso bonsái agradecerá que lo trasplantes una vez al año. Lo mejor es hacerlo, preferiblemente, en primavera.
  • Mantén a raya las plagas. Observa periódicamente tu falso bonsái para asegurarte de que no sufre una plaga. Si detectas la presencia de alguna, puedes aplicarle un insecticida casero. Las plagas que suelen atacar al Ficus Ginseng son las de la cochinilla y la de los nematodos.

Deja un comentario