Cómo usar y aplicar un fertilizante granulado

Los fertilizantes granulados es uno de los muchos tipos de abonos sólidos que existen. Ya sean orgánicos, minerales u organominerales, los fertilizantes granulares son esenciales para el desarrollo de muchas plantas. A menudo formulados en una mezcla con oligoelementos para obtener nutrientes adicionales, promueven el crecimiento de las plantas y cultivos y aseguran su calidad y productividad. En este artículo te contamos cómo usar fertilizante granulado.

como usar fertilizante granulado

Cómo usar un fertilizante granulado en plantas y cultivos

A la hora de usar un fertilizante granulado, es importante saber cómo aplicarlo. Si no se hace de forma adecuada, puede causar quemaduras en las plantas y dañarlas severamente.

¿Cómo funciona el fertilizante granulado?

El fertilizante granulado se disuelve gradualmente en el suelo a medida que se riega o llueve, y aporta poco a poco los nutrientes necesarios para el correcto desarrollo de la planta o cultivo. Este tipo de fertilizante puede ser de liberación lenta, de liberación rápida o de liberación controlada aunque, sea como sea, por norma general, se aplica con menos frecuencia que un fertilizante líquido.

¿Cómo se aplica un fertilizante granulado?

Los fertilizantes granulados suelen aplicarse durante la fase de preparación del suelo, antes de la siembra o la plantación. No obstante, también se pueden realizar algunas aplicaciones durante el cultivo, en función de las necesidades de la planta.

A la hora de aplicar el fertilizante granulado, debe tenerse en cuenta que por aproximadamente cada metro cuadrado de tierra, hay que utilizar una cucharada de producto. Esto sería una proporción estándar; lo ideal es utilizar la que indique el fabricante del fertilizante granulado que se vaya a utilizar.

Te podría interesar:  Plantar calabaza en maceta: guía paso a paso

La aplicación de los gránulos se debe realizar de forma local, principalmente a pie de planta. Puede hacerse con un esparcidor de fertilizante o directamente con la mano, utilizando siempre en este último caso, guantes de jardinería. Si se aplica a mano, hay que asegurarse de que la aplicación sea lo más uniforme y homogénea posible. Tras aplicarlo, es recomendable hacer un riego ligero para que el fertilizante granulado se adhiera mejor a la tierra.

Si quieres aprender más acerca de la horticultura doméstica y empezar tu propio huerto en casa, compra el curso de huertos orgánicos y empieza ya a cultivar tus propios productos.

Deja un comentario