adtop

Cómo germinar un mango: guía completa

Germinar semillas de frutas es muy fácil, y si se hace correctamente y con los cuidados adecuados, es posible llegar a hacer crecer un árbol a partir de estas. Y, el mango, no es para nada una excepción. En este artículo te contamos cómo germinar un mango en casa de forma fácil.

Cómo germinar un mango paso a paso

Germinar un mango no tiene ninguna complicación. Tan solo deben seguirse cuatro sencillos pasos. Para germinar un mango, deberás seguir los siguientes pasos:

  1. Saca el hueso del interior del mango. Con la ayuda de un cuchillo, quita la pulpa del mango hasta que te quede únicamente el hueso de la fruta.
  2. Saca la semilla del interior del hueso del mango. Con el cuchillo, abre el hueso con cuidado de no dañar la semilla que hay en su interior, y sácala intentando no romper la raíz. Hazlo colocando la punta del cuchillo en la costura del hueso.
  3. Proporciona a la semilla las condiciones ideales para que germine. Pon una servilleta o algodón en el fondo de un bol, coloca la semilla encima y cúbrela con la misma servilleta o con más algodón. A continuación, humedece la servilleta o algodón con un poco de agua y quita el agua sobrante. Deja el bol en un sitio con una temperatura más bien cálida y con poca luz.
  4. Mantén el papel o algodón húmedo durante cinco días o una semana. Procura que el papel o algodón esté constantemente húmedo, y mantenlo de esta manera durante cinco días o una semana.
Te podría interesar:  Cómo atraer abejas al jardín

Pasada una semana, la semilla debería haber empezado a germinar.

Cómo plantar la semilla de mango

Cuando hayan pasado entre una y cuatro semanas, y si todo ha ido bien, la semilla ya tendrá un pequeño tallo. Será el momento de trasplantarla. Estos son los pasos que se deben seguir para plantar una semilla de mango:

  1. Hazte con una maceta o recipiente adecuado. Consigue una maceta, huerto urbano u otro recipiente de al menos 30 centímetros de profundidad con agujeros de drenaje en el fondo.
  2. Prepara tu recipiente. Pon una tierra adecuada en tu recipiente y haz un pequeño agujero en el centro.
  3. Planta la semilla. Asegurándote de que la raíz apunta hacia abajo, planta la semilla en la tierra y cúbrela procurando que la raíz queda totalmente cubierta. A continuación, humedece la tierra con cuidado de que no se encharque.
  4. Coloca el recipiente en un lugar adecuado. Coloca la maceta, huerto urbano o recipiente en cuestión en un lugar donde dé luz solar directa durante el máximo número de horas posible.

Cuidados del mango

El mango es una planta bastante fácil de cuidar. Para que tu semilla de mango crezca correctamente y llegue a ser un árbol que proporciona frutos, deberás tener algunas cosas en cuenta:

  • Riega constantemente tu mango de forma que su tierra esté siempre húmeda, pero con cuidado de no encharcarla.
  • Mantén siempre tu mango en una zona que reciba luz solar directa.
  • Trasplanta el mango a una maceta más grande a medida que vaya creciendo.

Si quieres aprender más acerca de la horticultura doméstica y empezar a cultivar tus propios productos en casa, consulta los cursos de horticultura y jardinería que recomendamos.

Deja un comentario