Cochinilla o bicho bola: qué es y cómo combatirlo

La cochinilla, cochinilla del carmín o bicho bola es un insecto que puede debilitar las plantas y, si no se elimina, incluso causarles la muerte. Aun así, combatirla no es para nada complicado. En este artículo te contamos qué es la cochinilla, así como cómo combatirla para que no dañe tus plantas o cultivos.

¿Qué es la cochinilla?

La cochinilla (Dactylopius coccus), también conocida como cochinilla del carmín y bicho bola, es un insecto parásito que se alimenta de la savia de las plantas. Existen dos tipos de cochinilla: el primero tiene un caparazón duro y laminar, lo que lo hace muy resistente a los insecticidas en su estado adulto. El segundo tipo es la cochinilla algodonosa, que está cubierta por una capa parecida al algodón, cosa que le da este nombre.

Como la mayoría de los insectos chupadores, las cochinillas suelen encontrarse en el envés de las hojas, ya que es la zona más porosa y accesible para sus piezas bucales. La cara superior, en cambio, es completamente impermeable y, por lo tanto, no es fácilmente accesible para este insecto parásito. Su tamaño es mayor que la de la mayoría de los insectos chupadores, lo que les permite en algunos casos tomar la savia de los tallos más tiernos.

cochinilla plantas

¿Cómo afecta este insecto a las plantas?

La cochinilla provoca un debilitamiento continuado de la planta, debido a que succiona su material vegetal. En ocasiones, si no combatimos la plaga y ésta crece, se producirá amarillamiento de las hojas, defoliación, pérdida de frutos y la muerte de la planta afectada.

Te podría interesar:  Cómo ahuyentar roedores del huerto o jardín

La melaza que produce atrae a hormigas, bacterias y hongos saprófitos. Estos últimos se aprovechan del debilitamiento de la planta, y van aumentando su micelio por hojas y tallos, disminuyendo aún más si cabe la capacidad fotosintética de la planta y haciendo que su recuperación sea mucho más complicada.

Además, algunas especies de este insecto parásito portan virus que pueden dañar seriamente las plantas.

Cómo combatir la cochinilla

Hay varias formas de combatir este insecto parásito. Algunas de ellas son más invasivas que otras; lo recomendable es elegir una u otra, más o menos invasiva, en función de la severidad de la plaga.

Retirar las cochinillas manualmente

Para acabar con la cochinilla, lo ideal sería retirarla nosotros mismos de forma manual. Ésto es factible si no hay demasiadas, ya que se trata de un insecto muy pequeño y puede hacerse tedioso quitarlo a mano si hay muchos.

Acabar con la cochinilla con jabón potásico

Uno de los productos más efectivos para eliminar la cochinilla es el jabón potásico. Éste tiene la propiedad de reblandecer el exoesqueleto de los insectos, haciendo que se debiliten y finalmente mueran. Además, se trata de un producto totalmente natural que no resulta nocivo para la salud.

Utilizar aceite de Neem para combatir la cochinillla

El aceite de Neem es un insecticida natural que se extrae del fruto del árbol del Neem. Es útil contra muchas plagas, como la de la mosca blanca, la de la araña roja, la de la los chinches y la de los pulgones. Para potenciar la efectividad de este remedio, se puede utilizar juntamente con jabón potásico.

Te podría interesar:  Gusano del alambre: qué es, síntomas y cómo combatirlo

Eliminar la cochinilla con productos ecológicos

Otra opción es la utilización de productos ecológicos que previenen y combaten gran parte de las plagas que pueden dañar las plantas y cultivos. Son un remedio efectivo y totalmente seguro, que no dañará las plantas y acabará con la plaga de la cochinilla. También existen muchos productos basados únicamente en esencias vegetales protectoras.

El ajo es también una opción totalmente ecológica que puede servirnos a la hora de acabar con la cochinilla. Para usarlo con este fin, únicamente hace falta machacar unos cuantos dientes de ajo y diluir la pasta resultante en agua. Mediante un atomizador, podremos aplicar la mezcla a las plantas afectadas por la cochinilla.

Deja un comentario