Avispa alfarera: qué es, nido y picadura

La avispa alfarera, también conocida como eumenino, es un tipo de avispa originario de Asia que desde hace algunos años se puede ver también en varias zonas de Europa y Oceanía. De hecho, es posible que te hayas encontrado con ella en tu huerto, jardín, terraza o balcón. En este artículo te contamos qué es la avispa alfarera, así como todo lo que debes saber acerca de su nido y su picadura.

Avispa alfarera: ¿qué es?

La avispa alfarera es una especie invasora de avispas proveniente de Asia. Existen aproximadamente 200 especies de avispa alfarera, pero ninguna de ellas se considera una amenaza grave para los ecosistemas que han invadido con el paso de los años.

avispa alfarera

Este tipo de avispa es más grande que la mayoría de avispas autóctonas: puede llegar a medir unos 17 milímetros. Por norma general es de color negro, marrón o azul metalizado, y tiene franjas amarillas o naranjas en el abdomen y en el tórax. Se alimenta sobre todo de polen, pero también de néctar, larvas, pequeñas arañas e incluso escarabajos.

Se caracteriza por ser solitaria, cosa que no se da en muchas otras familias de avispas. Raramente se la ve merodeando en grupo.

Los machos suelen vivir entre tres y cuatro semanas, mientras que las hembras tienen una esperanza de vida mucho más larga, pudiendo llegar a alcanzar los dos o tres meses de vida.

El nido de la avispa alfarera

La avispa alfarera construye su nido a base de agua y tierra de charcas y balsas, es decir, con barro. La forma de sus nidos, que suelen medir unos 25 milímetros, es similar a la de vasijas o ánforas romanas. De hecho, de ahí viene el nombre de este tipo de avispa.

Te podría interesar:  Carpocapsa: qué es, síntomas y cómo combatirla

Sus nidos suelen encontrarse en sitios resguardados y con sombra. Por esta razón, es habitual verlos en ventanas y balcones. Se sienten atraídas por estos rincones que les proporcionan un ambiente adecuado, y esto puede suponer un problema.

avispa alfarera nido

La picadura del eumenino

La picadura de la avispa alfarera suele ser leve. Cuando pica a una presa, ésta queda paralizada en lugar de causarle la muerte, como pasa con la picadura de otros tipos de avispa. Cuando pica a un ser humano, la zona donde se ha producido la picadura se inflama y causa cierto dolor, pero no demasiado. En la gran mayoría de los casos es comparable con la picadura de la avispa común. Aun así, si se es alérgico a las picaduras de avispa, será necesario utilizar un antihistamínico y acudir cuanto antes a un centro médico.

Si se mantiene la distancia y no se le provoca, el eumenino no tratará de picarte. Además, es un insecto solitario que rara vez se mueve en grupo, cosa que hace más remota la posibilidad de que trate de picar.

En caso de picadura, colocar hielo o una toalla o compresa humedecida con agua fría sobre la zona afectada calmará tanto la hinchazón como el dolor. Es importante asegurarse de que el aguijón no se haya quedado dentro de la herida y, si es el caso, convendrá sacarlo lo antes posible para evitar infecciones.

Repelente de avispas ecológico

Para ahuyentar fácilmente a la avispa alfarera, recomendamos utilizar un repelente de avispas ecológico, que debe aplicarse en las zonas donde este insecto suele aparecer. Este repelente, que se puede utilizar tanto en interior como en exterior, mantendrá a las avispas lejos de tu hogar sin hacerles ningún daño.

Te podría interesar:  Mosquito verde de la vid: qué es, síntomas y cómo combatirlo

Deja un comentario