Agua de riego: todo lo que debes saber

El agua de riego es un factor clave del cuidado de plantas y cultivos. El agua es un bien indispensable para la mayoría de especies vegetales, y es importante saber qué tipos de agua se pueden utilizar y qué tipos de agua pueden no ser tan adecuados para regar. Y, es que, si se utiliza una equivocada, las plantas podrían sufrir daños importantes, e incluso podrían llegar a morir en el peor de los casos. En este artículo te contamos todo lo que debes saber acerca del agua de riego.

agua de riego

Tipos de agua y su uso para regar

Existen muchos tipos de agua con los que uno podría regar sus plantas y cultivos. Existe el agua del grifo, la embotellada, la de la lluvia… Pero, no todas son iguales y, consecuentemente, no todas tienen por qué ser adecuadas como agua de riego. A continuación hablaremos sobre los tipos de agua y sus usos como agua de riego.

Agua destilada para regar las plantas

El agua destilada, en general, es una buena opción para regar las plantas. Este tipo de agua tiene un pH equilibrado y está totalmente libre de contaminantes. Cabe mencionar, eso sí, que no contiene minerales, y estos suelen ser importantes para el desarrollo de las plantas.

¿Es bueno regar las plantas con agua embotellada?

Regar las plantas con agua embotellada es muy bueno para estas, pues este tipo de agua tiene un alto contenido en minerales y sales que ayudan a que las plantas disfruten de un desarrollo óptimo y se mantengan fuertes y bien hidratadas.

Te podría interesar:  ¿Qué plantar en agosto?

Regar con agua del aire acondicionado

El agua del aire acondicionado, aunque no es potable debido a que contiene residuos químicos y de la habitación donde se encuentra, puede utilizarse como agua de riego. Pero, deben tenerse algunas cosas en cuenta antes de utilizarla con este fin. Este tipo de agua tiene un nivel bastante alto de acidez y, además, no aporta los nutrientes que la mayoría de plantas necesitan. Por lo tanto, regar con agua del aire acondicionado debe hacerse únicamente si las plantas son resistentes, y junto con agua corriente para aportar los nutrientes necesarios para el correcto desarrollo de las plantas.

Regar con agua de lluvia

El agua de lluvia es adecuada para regar las plantas. Es un agua limpia, pura y tiene un pH ideal para las plantas. Además, contiene una gran cantidad de nutrientes que permiten a las plantas crecer sanas y fuertes.

Regar con agua de río

El uso del agua de río para regar las plantas es bastante delicado. Este tipo de agua puede contener químicos, parásito y/o residuos que podrían afectar de forma muy negativa a las plantas. Por lo tanto, si se pretende usar agua de río para regar las plantas, es conveniente asegurarse de que no está contaminada.

Regar con agua del grifo

El agua del grifo, por norma general, se puede utilizar para regar las plantas sin ninguna clase de problema. El coste de utilizarla para este fin es mínimo y resulta muy práctico usar este agua para regar porque está siempre a mano. Pero, conviene saber que el agua del grifo, en mayor o menor medida, contiene cal y cloro. Y, si la cantidad de estos dos elementos es más bien alta, las plantas podrían salir perjudicadas.

Regar con agua verde

El agua verde, de un estanque o de un pozo, por ejemplo, es muy beneficiosa para las plantas. Esto se debe a que, gracias a las algas que le dan ese color, contiene muchos nutrientes que las plantas agradecen enormemente.

Te podría interesar:  Ficus Ginseng: cuidados del falso bonsái

Regar con agua oxigenada

El agua oxigenada no debe utilizarse para regar, a no ser que se diluya antes con otro tipo de agua. Este tipo de agua, si se aplica a las plantas directamente, podría causarles a estas quemaduras. Pero, aun así, el agua oxigenada tiene muchos usos en el huerto y el jardín, y puede beneficiar mucho a las plantas si se utiliza de forma adecuada.

Regar con agua salada

El agua salada no debe utilizarse como agua de riego. La sal que contiene hace que la tierra y las raíces compitan por ella, cosa que dificulta enormemente la hidratación de las plantas y puede provocarles un importante debilitamiento que podría desembocar en su muerte. Para utilizar este agua para regar las plantas, primero hay que deshacerse por completo de la sal que contiene.

¿Cuál es la mejor agua para regar las plantas?

La mejor agua para regar las plantas será una u otra dependiendo de la situación y las posibilidades que se tengan. Conociendo los diferentes tipos de agua que existen y que se podrían utilizar para regar, cada uno deberá decidir cuál es la mejor para sus plantas.

En cualquier caso, no obstante, regar con el agua de la lluvia siempre será beneficioso para las plantas, sean de la especie que sean.

mejor agua de riego

Si quieres aprender más acerca de la horticultura doméstica y empezar tu propio huerto en casa, compra el curso de huertos orgánicos y empieza ya a cultivar tus propios productos.

Deja un comentario